¿Tortillas GMO?

 

Como es muy común en Guatemala, la gente tiende a opinar sin estar realmente informada. Especialmente cuando se trata de opinar sobre leyes, la mayor parte de puntos de vista están basados en lo que dicen que dijo fulano. La ley que causo discordia esta semana y que casi nadie leyó, fue la Ley sobre obtenciones Vegetales, vulgarmente llamada, Ley Monsanto.

 Para emitir una opinión informada, con los pelos de la burra en la mano, leí las 15 páginas de la ley mencionada (la pueden encontrar aquí ). En resumen, la ley pretende proteger el derecho a la propiedad intelectual, el derecho sobre la creación, de NUEVAS variedades de semillas vegetales. Estas variedades desarrolladas deben ser NUEVAS y DISTINTAS a cualquier variedad ya existente y deben ser registradas como tal. No está refiriéndose a todo el maíz, ni está hablando solamente del maíz. Se refiere a toda aquella semilla  que ha sido modificada genéticamente en un laboratorio. Aclaro, ningún agricultor será forzado a comprar estas semillas. Incluso, es mas sensato para estos agricultores conservar las semillas de sus cosechas para volverlas a sembrar.

Respeto el derecho de cada quien a oponerse al consumo de alimentos genéticamente modificados, pero, de eso a exigir cual si bebe berrinchudo que no se permita la siembra de este tipo de alimentos, hay una brecha muy grande. Exigir la prohibición de la siembra de los GMOs, por sus siglas en ingles, es igual de malo que pedirle al Estado que prohíba las drogas, el alcohol, las sodas carbonatadas, entre muchas otras cosas más. Es pedir que el Estado se vuelva más grande. Está bien si quiere proponer que se le exija a estas empresas que etiqueten sus alimentos transgénicos. Pero en caso esto no se lleve a cabo y usted no quiera dañar su cuerpo con transgénicos, entonces no los compre y no los cultive y siembre usted su propio huerto. La solución debe estar en usted y no en el Estado.

Por otro lado, el hombre tiene y debe tener derecho al producto de su mente una vez que este adquiere una forma material. Es decir, una invención tiene que ser plasmada en un modelo físico antes de poder ser patentada; un cuento tiene que ser escrito o impreso antes de ser patentado. Pero al final, lo que las patentes o derechos de autor protegen no es el objeto físico en sí, sino la idea que él encarna. Y este es el único objetivo de esta ley o por lo menos así debería ser.

Digo que debería ser porque nadie puede dejar de preguntarse por qué diantres dentro de esta ley, que por principio no tiene nada de malo, decidieron los diputados asignarle una ampliación presupuestaria de 550 millones de Quetzales a un ministerio que ni cerca esta de tener relación con esta ley. Y ¡oh  sorpresa!, resulta que los millones van para el ministerio que dirige el precandidato presidencial del partido oficial. Si, aquel  que dicen que “esta fisiquín”.

A lo que voy con todo esto es al hecho de que antes de alegar informémonos y luego de hacerlo critiquemos lo que realmente se debe criticar, en este caso la ampliación del presupuesto para el Ministerio de Comunicaciones y no la defensa de la propiedad intelectual.

 

 

La imágen fue tomada de Google con fines ilustrativos.

Anuncios

Un comentario en “¿Tortillas GMO?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s