Infulas de Santa Claus

“No intentes ocultarte de él pues siempre te vera, él sabe de ti, él sabe de mi, él lo sabe todo no intentes huir. Santa Claus llego a la ciudad”.

¿Irá a ser Santa Claus quien vendrá a la ciudad o la SAT la que llegará a tu celular?

A la sazón de la temporada, los políticos decidieron imitar al señor barbudo de traje rojo que cada Navidad visita a los niños a los que estuvo controlando de manera omnisciente durante todo el año para traerles obsequios que los alegrarán. Con el mismo fin de observar constantemente el comportamiento de las personas, pero no para traerles felicidad, los parlamentarios, dentro de la Ley del Presupuesto General para 2015 aprobaron un artículo que establece que “la Superintendencia de Administración Tributaria tendrá la libertad de activar un dispositivo para monitorear las llamadas, mensajes de voz y de texto, videos y fotografías (…)”. Lo anterior autoriza al gobierno de Guatemala, a través de la SAT, a entrometerse intrusivamente en los dispositivos móviles de los individuos sin necesidad de orden de juez. Los parlamentarios pretenden que los ciudadanos guatemaltecos nos sometamos a un estado vigilante para ver “quién se porta bien y quién se porta mal”.

A eso solo se le puede llamar de una forma…ABUSO. Es una flagrante violación al derecho a la libertad y consecuentemente a la privacidad, el permitirle al Estado obtener información directamente de los celulares de los habitantes de Guatemala sin orden judicial previa. Y lo que es peor, es que la entidad a la que se autoriza realizar actos de espionaje es nada más y nada menos que a la SAT. De no ser revocada por la Corte de Constitucionalidad, esta medida le garantizará a esta institución la continuidad de la cacería de brujas que han emprendido en contra de aquellos que honradamente trabajan y producen. No es más que una ley arbitraria que se utilizaría para hostigar a aquellos que viven del fruto de sus logros.

Este tipo de leyes a la Santa Claus tienen su origen en los impuestos, en el uso de la fuerza para tomar dinero ajeno. Los políticos son muy audaces en idear nuevas formas para seguir exprimiendo a aquellos que son expoliados de lo que les pertenece, porque para ellos los tributarios son maquinitas de hacer dinero. En este caso lo que idearon fue permitirse fisgonear dentro de la información de los ciudadanos para poder encontrar posibles irregularidades en la tributación y por ende, poder obtener más dinero de forma coercitiva. Esto con el fin de mantener el ritmo de crecimiento acelerado del insostenible Estado Benefactor.

Por otro lado, este tipo de tácticas son utilizadas por los políticos con ínfulas de Santa Claus debido a que de otra forma no les alcanzaría tampoco para poder realizar sus convivios de fin de año, mientras el sistema de justicia está al borde del colapso; no podrían regalarse entre sus compinches televisores de cuarenta y dos pulgadas, mientras los policías no tienen recursos para la gasolina de las radio patrullas; no podrían pagar por sus lujosos viajes por el mundo, mientras un hospital para enfermos mentales está en condiciones infrahumanas. Sin leyes que busquen exprimir por cualquier medio a los guatemaltecos, en este caso por medio del espionaje, los políticos no tendrían para despilfarrar.

En fin, habrá que esperar a que el año que viene la Corte de Constitucionalidad resuelva conforme a derecho y revoque esta disposición que ya es de las últimas movidas de este gobierno. Un gobierno que pasó de forma tan fugaz como el trineo de Santa Claus en Noche Buena. En este corto lapso de cuatro años, lo bueno que los gobernantes pudieron hacer por el bienestar de todos no lo hicieron. Al contrario, todos los partidos políticos traicionaron a quienes les otorgaron el derecho de ejercer el poder y solamente hicieron más complicada la vida en Guatemala para aquellos que producen y crean. A pesar de todo lo anterior, soy optimista y tengo la esperanza de que en un futuro incierto, la situación va a mejorar para aquellos individuos responsables y respetuosos. Así que, disfrutemos de la existencia, preparémonos para enfrentar utilizando la razón los retos de un año que está a punto de comenzar y recordemos que solo nosotros podemos cambiar la realidad en la que vivimos.

La imágen fue tomada de el sitio web Deviantart con fines ilustrartivos. Hace alusión al Gran Hermano de la novela 1984 de George Orwell.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s