Romper las cadenas

Mi primer artículo publicado en el matutino elPeriódico el 27 de febrero de 2015 en mi columna de opinión titulada “Romper las cadenas”.

prometeo12

Cuenta Esquilo en una de sus tragedias, que existió un hombre llamado Prometeo quien fue castigado por los dioses del Olimpo por traerle el fuego a los hombres y enseñarles a ser dioses. Prometeo fue sometido y encadenado pero pudo romper las cadenas para pararse victorioso en el umbral de la libertad. Pero llegó el día en que los hombres a los que él había dado la luz, lo traicionaron y abandonaron la llama que habían recibido.

Individuos como Prometeo han existido siempre, sujetos que le han dicho a los hombres que la única forma de romper las cadenas que los atan es utilizando la razón pues esta es nuestro único medio para poder vivir. Pero las personas les han hecho caso omiso y han continuado viviendo una vida mística, poniendo el interés colectivo sobre el derecho individual, permitiendo ser esclavizados para los fines de otros y sacrificando a otros para sus fines.

Los sucesores de Prometeo son y han sido pocos. Individuos que con estoicismo han buscado romper todas las cadenas de la Tierra pero que han sido condenados por los mismos esclavos. Son personas que han reconocido en la productividad una virtud y que proclaman que su vida es su más alto estándar de valor. Son hombres y mujeres que se han atrevido a cuestionar las premisas en las que creen o que les han hecho creer, rompiendo las cadenas que atan su mente.

Hijos de Prometeo son todos aquellos que han defendido el derecho individual a la vida, propiedad y libertad. Los que se han atrevido a defender la única filosofía que permite el logro de la paz pues ante todo, se basa en el respeto hacia los demás. Se les ha dicho sin cesar que defienden a la derecha e incluso que son aliados de la izquierda pero quienes aseveran esto están equivocados. Los individuos que han intentado continuar con el legado de Prometeo están contra el colectivismo de ambas posturas ideológicas, contra el mercantilismo de la derecha y el estatismo altruista de la izquierda. Los sucesores de Prometeo no son neoliberales, ni oligarcas, ni conservadores, ni fascistas; son liberales y punto. Son defensores del individuo y de los derechos que posee no gracias al Estado, ni a un ente sagrado, ni a un tirano sino a la condición que tenemos como humanos. Pero el liberalismo que estos individuos defienden no es un dogma ni una ideología ciega sino una conclusión de creencias que está abierta a constante evaluación y cambio.

Lograr una sociedad de personas libres, responsables, productivas y racionales, que reconozcan el valor de hombre como un fin en sí mismo, no es tarea fácil. Se requiere de valor para pensar y actuar pues es más sencillo no hacer nada y luego obtener consecuencias perversas y no deseadas. Atrevámonos a cuestionarnos y a ser los sucesores de Prometeo ya que usando la razón, usted y yo, podemos romper las cadenas.

Le agradezco al artista Walter Peter por permitirme utilizar su obra “Prometeo Liberado” como imagen representativa de mi columna. La elegí pues esta escultura es una oda a la razón y a la libertad.

Anuncios

Un comentario en “Romper las cadenas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s