La receta

El presente artículo fue publicado el 16 de mayo de 2015 en el diario elPeriódico.

60,000 guatemaltecos reunidos en la Plaza de la Constitución el 16 de mayo de 2015.

60,000 guatemaltecos reunidos en la Plaza de la Constitución el 16 de mayo de 2015.

La siguiente es la receta favorita de la mayoría de guatemaltecos:

  1. Vote por el candidato a presidente que más le ofrezca, que le toca o que le parezca menos malo.
  2. Enfádese por cada barrabasada que realice el delincuente que usted colocó en el poder.
  3. Laméntese cuando el período concluya.
  4. Repita cada cuatro años y acostúmbrese.

Así se resume lo que han hecho año con año desde que inició la famosa democratización de nuestro país. El ciclo es interminable debido a la tendencia a cometer el mismo ¿error? una y otra vez. Tenía razón José Milla cuando escribió que el guatemalteco tiene dos grandes defectos, el ser “apático y costumbrero”.

Es de aplaudir el hecho de que la apaticidad ha ido disminuyendo paulatinamente. A raíz de los últimos escándalos, los ciudadanos se han mostrado anuentes a contarles las costillas a los funcionarios públicos, nuestros empleados.

Sin embargo, lo costumbrero sigue formando parte de la lista de vicios y es imperativo que lo eliminemos lo más pronto posible. La indignación no debe ser un paso más en la receta a la que nos hemos habituado. Podemos dejar de ser ese alcohólico que ansía salir de su condición mientras que continúa consumiendo la bebida que tanto daño le hace.

No sirve de absolutamente nada que salgamos a manifestar si en las próximas elecciones les daremos el poder a aquellos que, como buenos parásitos, se alimentarán de los tributos de los guatemaltecos, como lo han hecho los funcionarios del actual gobierno, a quienes hace cuatro años se les apodaba como los menos peores.

La indignación actual debe ser un catalizador de cambio. Aquellos intelectualmente honestos reconocerán que la causa de la crisis actual es el poder discrecional del que disfrutan los políticos que detentan el poder. Los guatemaltecos han dado legitimidad a un sistema de normas en el que, parafraseando a Protágoras, el gobierno se ha convertido en la medida de todas las cosas.

Si lo que buscamos es salir de esta crisis, en las próximas elecciones no votemos por ninguno de esos que nos prometan, al mejor estilo de un mesías salvador, que nos bajarán el cielo, el sol y las estrellas para que podamos llevar una vida plena. Tampoco lo hagamos por aquel al que consideramos el menos peor, simplemente sería una forma de continuar aplicando la receta.

Acuda a las urnas y vote por aquellos candidatos a parlamentarios que estén dispuestos a cambiar las normas; a establecer un gobierno a la medida de una constitución de leyes generales, universales y abstractas que limite el poder irrestricto del que gozan los funcionarios y que garantice, por encima de todo, el derecho a la vida, propiedad y libertad de cada individuo.

Que la manifestación de hoy sea una muestra más de que estamos dispuestos a terminar, de una vez por todas, con la receta.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “La receta

  1. Bravisimo….union hace la fuerza…adelante con precaucion siempre…estuvo fabulosa…respeto…apoyo….responsabilidades actitudes..etc…

  2. Otro salidito de la escuela de lobotomías libertarias de guatemala. Uno que envenena como la Glow con su verba libertina falaz. Fijo un futuro oligarca.
    QUE HORROR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s