20,800 horas

Discurso pronunciado el 17 de octubre de 2015 con motivo de la graduación de Bachilleres de la XXI Promoción del Colegio Internacional Montessori, Guatemala.

12088539_10203829278447358_7416676350092756635_n

20,800 horas

Más de 20,800 horas y más de 20,800 memorias que dejaron su sello en el pergamino del tiempo y la historia de nuestra vida.

2.340 días que terminaron con un recuerdo que guardaré por siempre y que creo que cada uno de ustedes lo hará también.

Un ciclo de 13 años que hace dos semanas cerramos con gritos, abrazos, lágrimas y risas al unísono de mariachis en la plaza en la que alguna vez soñamos celebrar.

Podría ponerme a mencionar muchísimos segmentos de esta historia que construimos juntos , pero estoy convencido de que con la escena que acabo de mencionar basta. Pues esas lagrimas, risas, gritos y abrazos que cada uno de nosotros compartió con nuestros amigos, padres y maestros no son fruto del azar, sino una consecuencia de haber llegado juntos a la meta de una titánica carrera.

Nunca más volveremos a estar los 76 juntos y de aquí en adelante cada quien empezará su propia aventura para llegar a la cima del Olimpo. Es por ello que no me quería ir sin antes darles este mensaje.

Lo hemos platicado antes, entre nosotros está el próximo John D. Rockefeller, JP Morgan, Miguel Angel Bounarotti, Frederic Bastiat o la próxima Whitney Houston, Carolina Herrera o Elizabeth Falkner. ¿Por qué? Porque si por algo se caracteriza nuestra promoción es por la abundancia de líderes… de líderes con talento.

Estamos en la linea de salida y todos nos preguntamos ¿ahora, qué tenemos que hacer?

Establecer plazos para nuestros sueños, ese es el punto de partida. El primer paso hacia una gran aventura que comienza con el ejercicio de una de las virtudes más importantes que debemos practicar: la racionalidad. Virtud que consiste en atrevernos a pensar. A pensar y analizar la realidad para decidir cómo la vamos a transformar, pues recordemos que cada uno de nosotros puede disponer de sí mismo a su voluntad y somos nosotros los creadores de nuestra propia alma, de nuestro espíritu, de nuestro futuro, de nuestra felicidad.

La felicidad es una recompensa de nuestra vida y de las acciones que tomemos para alcanzar nuestros valores. Por ello, seamos siempre felices. Esto no significa que no vayamos a toparnos con obstáculos, pero cuando lo hagamos, superémoslos con seguridad y en paz con nosotros mismos. Vamos a pasar por momentos de dolor, tristeza y frustración, pero esas emociones únicamente deben llegar a un punto en el que ya no pueden pasar debido a que hemos construido un espíritu de razón, autoestima y propósito.

Por nuestra composición química, nuestro cuerpo tiene un precio de 3 dolares. Pero son nuestras virtudes y nuestra mente las que nos hacen valiosos y dignos de vivir.

Bien lo decía el astrofísico Carl Sagan, “Somos polvo de estrellas que ha tomado su propio destino en sus manos”.

Vos, yo, él, ella, todos tenemos una mente capaz. Seamos siempre independientes, confiando en nuestro conocimiento y aprendiendo del de los demás. Eso nos hará visionarios. Guatemala y el mundo necesita visionarios. Se necesita gente con la determinación suficiente para lograr el éxito. Si podemos imaginar una Guatemala diferente, podemos crear una Guatemala diferente. Que nada ni nadie menoscabe nuestro optimismo.

Seamos líderes. Esforcémosnos por ser personas que no permiten que la ambición se desvanezca. La ambición motiva el trabajo duro, la determinación, y ese deseo incondicional de lograr. Esa ambición generará una energía totalmente contagiosa que, naturalmente, hará que más personas se unan a la construcción de nuestra visión. Para ello, debemos ser íntegros y honestos. Me refiero a esa lealtad perpetua por nuestros principios y a reconocer nuestras fallas cuando erramos. A ser siempre responsables de nuestros actos y jamás ser ni pretensiosos ni mediocres.

Busquemos siempre lo que el reportero Henry Kamm llamaba “la inexplicable alquimia personal”, esa mente independiente dedicada a la supremacía de la verdad. Ser honestos e íntegros nos permitirá ser siempre justos en nuestro diario vivir.

Creo que todos aquí queremos mejorar la vida en la Tierra. Para ello, no hay nada mejor que ser individuos productivos. Ser productivo es un fascinante proceso en el que se integran la mente y el cuerpo. El hombre común está constantemente adquiriendo conocimiento, pero el hombre productivo utiliza ese conocimiento para transformar sus pensamientos en forma material.

Caminemos, pues, y nunca nos detengamos. No nos permitamos ser menos que excelentes. Hagámonos merecedores y dignos del título de hombres. Celebremos la vida y miremos hacia el futuro. Emprendamos y demos gracias a nuestros padres, maestros y amigos por su legado pero creemos el nuestro. Levantemos nuestra visión sobre la capacidad creativa del hombre libre y enfrentemos la desolación de todo aquel pesimista que nos diga que el mundo es sombrío y malvado. Seamos pues un estímulo para el mundo, la luz del faro para todo barco perdido.

En palabras de la autora rusa Ayn Rand: “En nombre de lo mejor que hay en ti, no sacrifiques este mundo a los peores. En nombre de los valores que te mantienen con vida, no permitas que tu visión del hombre sea distorsionada por lo feo, lo cobarde, lo inconsciente en aquellos que nunca han conseguido el título de humanos. No olvides que el estado natural del hombre es una postura erguida, una mente intransigente y un paso vivaz capaz de recorrer caminos ilimitados. No permitas que se extinga tu fuego, chispa a chispa, cada una de ellas irremplazable, en los pantanos sin esperanza de lo aproximado, lo casi, lo no aún, lo nunca jamás. No permitas que perezca el héroe que llevas en tu alma, en solitaria frustración por la vida que merecías pero que nunca pudiste alcanzar. Revisa tu ruta y la naturaleza de tu batalla. El mundo que deseas puede ser ganado, existe, es real y posible; es tuyo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s