Los malvados empresarios

El presente artículo fue publicado el 14 de mayo de 2016 en República.GT

shutterstock_148417094

“¡Es momento de que los malvados empresarios devuelvan algo de lo que le han quitado a la sociedad!”

¿Que devuelvan exactamente qué?

 

“¡Que devuelvan una parte de toda la riqueza que han acaparado!”

¿Así que consideras que la riqueza que ellos poseen es un regalo que tu como parte de la sociedad les has dado? ¿No te das cuenta de que la riqueza del buen empresario, del empresario que no se alía con el poder político para obtener rentas, es una recompensa que él ha ganado de la manera más justa y moral posible?

 

“¿Cómo puedes decir eso? ¡Eres un defensor de los cerdos capitalistas!”

¿Qué no ves que cada centavo que ese empresario capitalista al que le compraste tu teléfono móvil no es producto de un regalo que tu le hiciste, sino del intercambio que ambos voluntariamente hicieron cuando tu valoraste más el celular que los Quetzales que le entregaste por él, de la misma forma en que él valoraba más los Quetzales que tu le diste que el celular que él te entregó a cambio? ¿No te das cuenta de que él no debe devolverte nada porque él no te quitó absolutamente nada?

 

Pero, pero, es que, hay miles de personas que viven en la lipidia mientras hay quienes llevan una vida de burgueses.”

¿Cómo hago para que entiendas que él puede vivir como vive gracias a que utilizó sus ventajas comparativas, las capacidades que él tenía y que otros no, para idear con su mente un objeto que ayudaba a las personas a comunicarse más fácilmente? ¿No te das cuenta de que el proceso económico no es un juego que suma cero? ¿No ves que en la medida en que el enriqueció a todos los que hoy tienen un celular fue la medida con la que él se enriqueció?

 

“¡Pero es que él no inventó el celular porque quisiera ayudar, era un pinche egoísta que solo quería encontrar una forma para saquear y así lo hizo!”

¿No has leído “La Riqueza de las Naciones”, el ensayo en el que Adam Smith enseña que no es por la benevolencia del carnicero, del cervecero y del panadero que podemos contar con nuestra cena, sino por su propio interés? ¿No te das cuenta que ese mismo interés propio que lo motivó a él a producir el celular, fue el que te motivó a ti a comprarlo? ¿O acaso tu hubieses estado anuente a entregarle al empresario de forma desinteresada los Quetzales que ese celular costaba sin que te lo entregaran? ¿O lo compraste solo porque te interesaba ampliar el tamaño de su cuenta bancaria?

 

“¡No es justo que el burgués obtenga grandes beneficios en su empresa mientras explota a sus trabajadores cuando no les paga la cantidad proporcional al trabajo necesario para producir las mercancías que la empresa comercializa!”

¿No te has dado cuenta de que no es el trabajo de los empleados lo que da valor a las mercancías sino su utilidad y escasez? ¿Puedes entender que tu celular no tiene valor como un atributo inherente a él sino que tiene valor por el uso que tu le das? ¿No estas consciente de que la multitud de individuos en la sociedad es la que adjudica un valor a los productos? En esta época los celulares son valorados por la sociedad, pero en el momento en que dejen de serlo porque se invente un producto mejor, será inútil el tiempo invertido en fabricarlos pues su valor será nulo. Es por la oferta y la demanda que una mercancía vale en el mercado.

 

“¡Eres un insensible defensor de la oligarquía! Tú no entiendes que el capitalista solo le paga al trabajador lo suficiente para que pueda seguir subsistiendo. El valor que el empleado genera, esa plusvalía, se la queda el capitalista. Es esa la base de su enriquecimiento. La acumulación de capital es producto de lo que no se le pagó al obrero, por lo que la inversión que el capitalista realiza en mejores técnicas y máquinas para generar más utilidadeses es a costa de  mantener a los trabajadores en la pobreza ?”

Ya te expliqué que el trabajo no es lo único que le da valor a las mercancías. Pero, ¿cómo va a ser posible que no te des cuenta de que la acumulación de capital no produce mayor miseria a los trabajadores, sino más altos niveles de vida y menos esfuerzo en el trabajo? ¡Tan solo mira a tu al rededor, hoy hasta el más pobre vive mejor que antes gracias a la labor productiva de los empresarios que han acumulado capital, se han arriesgado y lo han invertido! ¡El nivel de vida que tienes hoy es producto de la mente de los miles de empresarios a los que les reclamas y les pides que te devuelvan algo!

 

“¡Eres un mentiroso! ¡Las máquinas solo producen desempleo! ¡La innovación tecnológica es un medio capitalista para desechar al obrero y terminarlo de oprimir, condenándolo a vivir sometido a los azares del destino y la pobreza!”

Me aventuraría a decir que jamás en tu vida has emprendido algo, pero este no es el caso, continúa cuestionándote. ¿No te das cuenta de que la innovación tecnológica es una virtud más producto de la mente de esos “malvados capitalistas”? ¿No ves que estos hombres que idean una manera de reordenar los elementos de la realidad contribuyen a mejorar el nivel de vida de todos aquellos que no lo hacen porque no quieren o porque no tienen la capacidad de hacerlo? ¿Por qué digo lo anterior? Porque cuando el empresario descubre una nueva tecnología que puede suplantar el trabajo que realizan los hombres, no solo crea un nuevo valor sino permite crear más valor a quienes se dedicaban a hacer ese trabajo.  Los empleados podrán buscar nuevos trabajos en los que satisfagan necesidades más urgentes del mercado y eso permitirá que el circulo virtuoso de la innovación y  del  uso del conocimiento se mantenga para que la creación de valor nunca se detenga.

 

“Pero, pero….”

Hasta aquí llegaré. Solo te dejo con unas preguntas que el Juez Ricardo Rojas alguna vez planteó, tal vez así te cuestionas más. «En todas partes aparece gente exaltando el valor del trabajador, que produce mucho más de lo que le pagan, y que esa diferencia se la queda el malvado empresario. Si el mundo pareciera estar de acuerdo con esto desde hace un siglo: ¿Por qué entonces los trabajadores simplemente no se organizan para trabajar por su cuenta y eliminan al empresario, así obtienen todo el valor de su trabajo? ¿No sabrían por dónde canalizar su trabajo? ¿No tienen capital para invertir en la producción? ¿No saben cómo comercializar el producto de su trabajo?¿No están dispuestos a correr los riesgos del negocio?».

 

Para entender mejor que los empresarios no te deben nada ni a ti ni a nadie, te recomiendo leer La Rebelión de Atlas escrita por Ayn Rand para que comprendas mejor que es lo que sucede cuando te empecinas en detener a los motores del mundo y estos, en efecto, se detienen y entran en huelga. También deberías leer sobre los retos que representa emprender, Israel Kirzner lo hace muy bien en The Meaning of Market Process. Si no tienes mucho tiempo, este excelente artículo de Jorge Jacobs puede ayudarte a terminar de aclarar tus ideas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s